En 1960 se pasó a la escala 1:12. Los modelos son más perfectos, pero lo más importante es que por dentro lo tienen todo, centenares de piezas imposibles de ver una vez que el coche está terminado: “pero yo sé que están” solía decir.

ANTERIORES / SIGUIENTES




ANTERIORES / SIGUIENTES

Con la escala 1:10 Manuel Olivé llega a la perfección de su arte. Los automóviles parecen reales y el detalle alcanza cotas inimaginables de perfección. Constan de un promedio de cuatro mil piezas y tarda un año en construir cada ejemplar.